10. Nadie le cree a Pepe

—Jajajaja, vieran que cómico se veía el entrenador Meloni enseñándole a patinar a su perro ayer por la tarde en el parque – les contaba Pepe a un grupo de niños en el recreo de la escuela.

—¿Lo viste? ¡Apuesto a que fue una escena bien divertida! –dijo un niño, y todos los demás se rieron.

—No creo que el entrenador Meloni tenga un perro –interrumpió Juanita–. Vivo cerca de su casa y nunca lo he visto con mascotas. Por cierto, mami y yo fuimos a visitarlo anoche pues ella les había prometido a él y a su esposa unas semillas para el jardín, y no vi señales de que hubiera un perro viviendo allí.

—Bueno, este… este… –Pepe no sabía qué decir–. ¿Tal vez estaba entrenando el perro de otra persona?

—Lo dudo, mamá mencionó que al entrenador y su esposa no les gustan las mascotas, y también agregó algo sobre ellos y las alergias –dijo Juanita con mucha certeza.

En las semanas siguientes, Pepe continuó mintiendo pues…

Le encantaba la atención que recibía: —Vi a Claire darle un un beso a Pablo. No le gustaba asumir responsabilidad por sus acciones: —¡Yo no fui quien te empujó! Quería venganza: —¡José fue quién tomó tu lapiz! No quería cumplir con sus deberes: —Sí papi, ya terminé mi tarea. O simplemente quería sentirse importante: —Yo desciendo de una de las reinas de Inglaterra.

Al mes, la clase de Pepe fue de excursión a un bosque lluvioso. Al llegar a su destino, todos los niños estaban maravillados por la variedad de colores verdes; por las plantas, hojas, y árboles tan grandes; por las flores exóticas; por los sonidos interesandes de insectos, ranas y pájaros; y por los fascinantes olores que el bosque emanaba.

De repente, una gran mariposa azul apareció volando cerca de los niños…

—¡Una mariposa azul! ¡Vean una mariposa azul muy brillante! ¡Miren todos! –Pepe gritó lleno de emoción a los niños, mientras señalaba con su mano a la criatura majestuosa–. ¡Ahí! ¡Ahí! –volvió a gritar, pero nadie se volteó para ver. Nadie le prestó atención a Pepe.

Escondiéndose entonces a la par de un gran árbol, Pepe balbuceó tristemente para sí mismo: —Ya nadie me cree.

De repente, los Tres Mosqueteros, que están siempre con Pepe, aparecieron a su lado.

El Espíritu Santo habló: —El testigo falso no quedará sin castigo; el que esparce mentiras no saldrá bien librado. [Proverbios 19:5] ¡Siempre le digo a la gente que hay malas consecuencias cuando se dicen mentiras!

—Me siento tan triste que no necesito que me den una lección ahora –dijo Pepe avergonzado.

—Está bien que te sintás mal –dijo Jesús–. Siempre es bueno reconocer los errores.

—Sería algo terrible no verlos –añadió el Padre.

—Sí, algunas personas no quieren oir las  advertencies que susurro en sus corazones –supiró con frustración el Espírito Santo.

—La buena noticia es… ¡que ahora estás en el camino para recuperarte de las mentiras! –exclamó Jesús lleno de regocijo.

—Pero, ¿qué puedo hacer? ¡Esto de las mentiras es un mal hábito! ¡No sé si podré parar! –confesó Pepe.

—Bueno, si te viene la tentación de hacerlo otra vez, acordate nada más de cuán mal te sentís ahora –dijo el Padre.

Entonces Jesús sugirió: —O simplemente podés repetirte esto con frecuencia: Mi boca expresará la verdad, pues mis labios detestan la mentira. [Proverbios 8:7]

—Muy buenas ideas –Pepe se sintió mejor–. Gracias por estar a mi lado, Dios. Siempre puedo contar con vos, ¡inclusive cuando hago algo malo!

Después de una pausa y en forma refexiva añadió: —Por cierto, este amor tuyo también me inspira a no mentir.

Los Tres Mosquetero le sonrieron, y mientras desaparecían de su vista el Espíritu Santo le cantó a Pepe: — En el pecado de sus labios se enreda el malvado, pero el justo sale del aprieto. [Proverbios 12:13]

—¡No sabía que también sos todo un cantante! –se rió Pepe.

El sonido del bosque lluvioso volvió a llamar la atención de Pepe, y unas ganas enormes de decir siempre la verdad floreció en su corazón.

Este cuento se basa en ideas de la Biblia:
Proverbios 4:24
1 Pedro 3:10
Apocalipsis 22:15

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s